DIFERENCIA ENTRE BARRAS DE ACERO B400 Y B500

Los tipos de acero corrugado usados en edificación como armaduras pasivas para el hormigón armado son los denominados B400 y B500. ¿Cuál es el más adecuado para proyectar estructuras?

Blog_Active_Arquitectos_Tipos de acero

www.celsa.com

Hay quienes sostienen que el B500 es el mejor porque es el más resistente. Más allá de la simpleza de la afirmación vamos a indicar dos características clave en su comportamiento:

En relación a la resistencia: El valor 400 ó 500 indica el límite elástico del material. Esto quiere decir que una sección que alcance este límite se plastificará, dejando de absorber más presión. Por ello, una barra (aislada) de acero B500 es capaz soportar un 25% más de tensión sin que se agote.

En relación a su deformabilidad: Ambos aceros tienen el mismo módulo de deformación o módulo de young (E). Eso quiere decir, que a igualdad de tensión también tendrán igualdad de deformación, al menos en las fases de servicio antes de su plastificación. Aquí pues, el comportamiento es el mismo en ambos aceros.

Blog_Active_Arquitectos_Tipos de acero3

www.adrformacion.com

Para dimensionar una pieza estructural habrán de cumplirse con los requisitos de resistencia y deformabilidad. A partir de esto, podemos establecer una comparativa en el contexto del cálculo de estructuras habitual. Vamos a enumerar las ventajas e inconvenientes del uso del B500 frente al B400.

Ventajas
-Las secciones dimensionadas con aceros B500 precisan una cuantía menor de armadura para soportar una misma solicitación, lo que repercute favorablemente en los kg de acero necesarios, facilitando y acelerando el proceso de fabricación y montaje.
-Debido a lo anterior, la ejecución en obra podrá ser más sencilla y económica..
-En el caso de estructuras con fuertes solicitaciones puede ser la única opción pues un B400 exigiría una cantidad de armaduras incompatibles con el hormigonado y con una calidad final adecuada.
-El B500, teniendo un 25% más de límite elástico, tiene un sobrecoste mínimo con respecto al B400 (al menos en el contexto actual)

Desventajas
-Al dimensionar con acero B500 se necesitan menos armaduras que con B400. Como ambos aceros se deforman lo mismo y la primera pieza tiene menos armadura resulta que se deformará más para la misma carga.
-Se precisan de mayor longitud de solape y anclajes en el hormigón
-La mayor deformación de la pieza con B500 favorece la fisuración y la corrosión de la armadura, además de quedar más expuesta a fenómenos reológicos como la retracción.
-Los aceros B500 no pueden aprovechar toda su resistencia a compresión, cortante y punzonamiento debido a que la instrucción de hormigón EHE-08 limita su tensión a 400 N/mm2 por compatibilidad de deformaciones entre acero y hormigón, con lo cual en pilares, cimientos y piezas sometidas a fuertes cortantes no aprovechamos toda la tensión que nos ofrece el acero, lo que se traduce en perder las ventajas frente al B400.
-Cuando por falta de disponibilidad no se encuentre en stock del B500 no es posible en obra colocar el B400 ya que en ese caso se podría estar infradimensionando la seguridad, de manera que habría que recalcular la obra con B400. A la inversa sí que se puede ser aceptable realizar el cambio, habida cuenta de que la estructura puede resultar sobredimensioanda.

En líneas generales, podemos decir que el ahorro de las cuantías de acero cuando usamos el B500 se consigue a costa de obtener una estructura más deformable.

A partir de aquí, si el condicionante más desfavorable en el dimensionado es la resistencia puede llegar a ser más conveniente el B500, teniendo en cuenta que tal ventaja no es aplicable a determinados elementos como pilares y piezas a cortante. En cambio, cuando el condicionante principal es por la deformabilidad, el uso del B500 no presentará ninguna ventaja ya que habrá de armarse más (al mismo nivel que un B400) para cumplir con el Estado Límite de Servicio.

Es por ello que no existe ningún tipo de acero mejor que otro, sino el más adecuado en función de cada caso particular. Teniendo en cuenta este hecho la decisión sobre el acero a usar estará condicionada por la búsqueda del equilibrio entre resistencia/deformación/coste.

Por otra parte la tendencia en el mercado actual se decanta hacia el uso del acero B500, hasta al punto de que cada vez es más difícil encontrarlo en los almacenes. La pequeña diferencia de precio entre ambos tipos ha impulsado el uso del acero B500 en los últimos años.

Conoce nuestros servicios de cálculo de estructuras aquí 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.